miércoles, 29 de enero de 2020

Lampara WooD

¿Qué es y para qué sirve una lámpara wood?

 Es una técnica que nos permite saber de forma eficiente si existe algún problema grave en nuestra piel desde marcas hasta infecciones bacterianas.

 Nuestra piel se enfrenta constantemente a impactos perjudiciales a causa del frío, el calor, el viento y sobre todo el sol, entre otros. Este tipo de agentes externos junto con el exceso de maquillaje y cosméticos producen daños contra la textura y el aspecto de nuestra superficie cutánea que deriva en aparición de manchas, arrugas, sequedad y pérdida o modificación de nuestro color natural. En este sentido, aunque a veces nosotros mismos podemos darnos cuenta de que este tipo de imperfecciones están apareciendo en nuestra piel muchas veces tenemos que acudir a tratamientos de diagnóstico específicos que nos ayuden a detectar estos problemas. Precisamente la lámpara wood es uno de los intrumentos más utilizados en dermatología y estética para ayudar a percibir y corregir los posibles problemas que surgen en nuestra piel.


¿Cómo funciona?
Esencialmente como te hemos dicho anteriormente la lámpara wood se encarga de ayudarnos a detectar problemas faciales y también de corregirlos. La luz de wood es una fuente de luz ultravioleta que aplicada a la piel nos permitrá conocer en profundidad posibles lesiones de la piel que a simple vista no podemos diagnosticar. Debe realizarse en completa oscuridad y con la cara totalmente limpia, libre de maquillaje u otros cosméticos. Una vez a oscuras, se enciende la lámpara y se coloca a una distancia de la cara de alrededor de diez o quince centímetros, evitando siempre mirar diretamente a ella, esto es muy importante ya que puede producir daños en tus ojos. No puedes realizarte a ti mismo el tratamiento, necesitarás de un profesional lo suficientemente acreditado como para ser capaz de percibir los cambios en el color de tu piel y decirte en función de los colores preestablecidos en el cuadro de colores que acompaña al instrumento que tipo de problema es el que padeces, por ejemplo hay bacterias que cuando están presentes en nuestro rostro nos dejan un tono naranja, caso que ocurre con el acné. Si tu piel no brilla bajo la luz significa que no existe ningún problema. Tras explorar el rostro con la lámpara el dermatólogo te dirá el tratamiento que deberás seguir para corregir el problema. Finalmente pide que se te realice una limpieza facial para que la piel se recupere y produzca más colágeno y elastina.

¿Cuáles son sus beneficios?
Entre sus principales ventajas se encuentran que es un tratamiento muy versátil ya que te ayuda a detectar todo tipo de problemas como infecciones bacterianas, fúngicas, fotosensibilidad o porfiria o cambios de color. Por otro lado puede ayudar al diagnóstico de imperfecciones en todo tipo de piel desde el rostro hasta las manos. En algunos casos además es útil para hacer una prueba de orina al paciente en busca de intoxicación con etilenglicol u otras patologías. También permite detectar falta de hidratación, exceso de acné, manchas en la piel, rojeces, e incluso a veces tumores y problemas en la pigmentación de la superficie cutánea. Otro añadido que lo hace un buen tratamiento es que es totalmente indoloro, ya que es un método no invasivo y extremadamente eficaz.
En definitiva, es una buena alternativa para tratar no sólo pequeños problemas sino también otros mucho más graves y que pueden poner en peligro tu salud por haber pasado totalmente desapercibidos para la vista.


PROYECTOS DE bELLEZA 914006799

1 comentario: